• info@ruralia.com
  • +34 620 178 260
  • Login

Playa del Silencio de Asturias: el paraíso al alcance de tu mano


Los paisajes asturianos, montañosos y costeros tienen un encanto propio y singular que hace de esta zona una maravilla natural donde encontrar auténticas joyas escondidas.

La Playa del Silencio es uno de esos tesoros para descubrir, un lugar especial donde parece que se ha detenido el tiempo en la costa asturiana regada por el mar Cantábrico

Una playa abrigada por las enormes paredes de roca, en forma de acantilado, que la protegen de manera natural del viento y oleaje, creando una especie de bahía de aguas tranquilas y silenciosas.

Conocida también como la playa d`El Gavieiru, pertenece al Paisaje Protegido de la Costa Occidental de Asturias, un área natural protegida de 35km de extensión entre los concejos de Valdés y Cudillero.

¿Cómo es la Playa del Silencio y qué la convierte en especial?

 

Completamente virgen y salvaje, esta playa del litoral cantábrico configura un cuadro natural envidiable.

Presidida por acantilados rocosos verticales impresionantes, y rodeada de vegetación, la Playa del Silencio tiene unos 510 metros de longitud y unos 30 metros de ancho en función de las mareas.

Sin duda, una de sus características es la ausencia de la típica arena dorada propia de las playas cantábricas. El pavimento rocoso en el fondo del mar es la antesala de la ensenada de cantos rodados que visten la playa.

Gracias a estas piedras se consigue unas aguas de color verde esmeralda, un tono mágico que le da luz y encanto a este rincón costero digno de visitar.

Gracias a la protección de los acantilados que envuelven la Playa del Silencio, el rugir del mar se vuelve ternura y calma, un lugar donde se detiene el tiempo y se puede abrazar la naturaleza. El valor paisajístico y geomorfológico convierte a este enclave del litoral asturiano en un sitio especial y diferente.

Te interesa

Los Acantilados del Infierno: Un paisaje de ensueño en RIbadesella

¿Dónde está la Playa del Silencio y cómo llegar a este paraíso natural? 

Sin ningún gran núcleo urbanístico próximo, la Playa del Silencio está cerca de Castañeras, un pequeño pueblo de menos de 100 habitantes perteneciente al concejo de Cudillero.

El acceso a la playa se hace por medio de una carretera circular donde encontrarás un parking donde aparcar el coche. ¡Ahora te toca andar!

El encanto de la Playa del Silencio se respira desde el propio acceso. Un camino de tierra peatonal de unos 500 metros aproximadamente que tardarás unos 10-15 minutos en recorrer.

Un sendero rodeado de árboles por el que merece la pena pasear y detenerse a contemplar sus maravillosas vistas.


El camino, con bastante pendiente, está perfectamente acondicionado para caminar en familia sin ningún problema. Al final de la pequeña travesía hay un tramo de escaleras con barandillas que te dará acceso a una playa de ensueño.

¡Atención al camino! Si no estás atento te lo perderás. Hay dos pequeños miradores, uno en la zona del parking y otro en un pequeño caminito junto al sendero que baja hasta la playa.

Miradores que te invitan a contemplar la inmensidad del mar y los increíbles acantilados que rodean la fabulosa Playa del Silencio.

 

Una playa asturiana para valientes

El valor paisajístico y natural de la Playa del Silencio hace que su visita se convierta en obligatoria, ya sea en verano o en invierno, si tienes planeado pasar unos días por la zona.

Las particularidades de esta playa, tanto por el tipo de fondo que la forma como por su encaje en el litoral, hacen que esté a la merced de las mareas.

Con pleamar hay mucho espacio para bañarse, cubriendo una buena parte del canto rodado característico de la playa sin tener que llegar a pisar el fondo rocoso.

Con bajamar el espacio de baño es mucho más reducido, lo que hace recomendable el uso de sandalias cerradas o cangrejeras para caminar sobre la roca y disfrutar de las aguas tranquilas de la playa.

 

Las aguas tranquilas de la Playa del Silencio destacan por ser aguas muy frías, aunque sea verano, convirtiéndola en una playa para valientes.


Completa tu viaje visitando otros lugares cercanos con magia en la costa asturiana

Próximos a la Playa del silencio encontrarás otros lugares con encanto que redondearán tu visita a la zona occidental de Asturias

Cudillero

Un precioso pueblo pesquero de poco más de 5 mil habitantes caracterizado por su estructura urbanística en forma de anfiteatro romano y sus coloridas casas que le dan un carácter especial a la localidad.

Escoge una de nuestras casas rurales en Asturias próximas a esta localidad y podrás la guinda a tu escapada.

El faro del Cabo Vidio 

Uno de los cabos más importantes del litoral asturiano donde se conjugan a la perfección la historia, el paisaje espectacular y la gastronomía.

Situado sobre un acantilado de 80 metros sobre el mar se encuentra el faro. Otro punto de interés es La Iglesiona, una cueva formada por la erosión del oleaje y que puede ser visitada en bajamar.

La Playa de Gueirúa o Gairúa

Una pequeña cala de cantos rodados y roca de enorme belleza paisajística. Una playa virgen, sin servicios y poca afluencia de gente que te dará la oportunidad de disfrutar de una playa diferente.

Está flanqueada por una zona de  grandes columnas de piedra puntiagudas en forma de islotes llamada La Forcada, que separa la playa de Gueirúa de la playa del Calabón.

Conclusión

La Playa del Silencio tiene un atractivo especial. Un lugar con características singulares, donde el silencio y sigilo del agua calmada crean una experiencia única para disfrutar  contemplando el mar, leyendo un libro, escuchando el silencio o capturando el instante en una fantástica fotografía.

¡Permítete el lujo de conocer un trocito de cielo en la tierra!