• info@ruralia.com
  • +34 620 178 260
  • Login

Los Acantilados del Infierno: Un paisaje de ensueño en Ribadesella


Con la llegada de las vacaciones de verano, Asturias se sitúa como uno de los destinos más solicitados por todo tipo de turistas que buscan un lugar en el que desconectar de la rutina, relajarse, estar en contacto con la naturaleza y, en especial, disfrutar de paisajes de ensueño.

Todos esos los ingredientes los reúne Ribadesella en general y en particular los Acantilados del Infierno, que son de visita obligada durante tus vacaciones en Asturias.

¿Qué son los acantilados del infierno?

Los Acantilados del Infierno es uno de esos rincones espectaculares que guarda Asturias, que está situado en la costa de Ribadesella, en un entorno sobrecogedor junto al mar Cantábrico, y en pleno contacto con la naturaleza.

Sin duda es uno de los paisajes más espectaculares que se pueden ver en Asturias, protagonizado por un amplio litoral de abruptos precipicios sobre el mar, con formas realmente innovadoras y sorprendentes que no te dejarán indiferente.

Te interesa:

Acantilados de Tereñes: Uno de los yacimientos de huellas de dinosaurios que no te puedes perder.

Lo ideal para disfrutar de las vistas y del entorno que ofrecen los Acantilados del Infierno es recorrerlo a través de algunas de las diferentes rutas disponibles.

Nosotros vamos a recomendarte la ruta de los Acantilados del Infierno circular, que es la que más nos gusta, la cual tiene todos los ingredientes para vivir una experiencia apasionante: bufones, cuevas, escarpes verticales, playas espectaculares, arrecifes…

Eso sí, debes tener en cuenta que la ruta no está demasiado bien señalizada, más allá de algunas marcas amarillas y blancas a lo largo del recorrido. Por tanto, especialmente si viajas con niños, debes extremar las precauciones, yendo con mucho cuidado y con un calzado adecuado.

Ruta de los Acantilados del Infierno: La guinda a tu viaje por Asturias


El lugar de inicio de la ruta está a aproximadamente 15 minutos en coche de nuestras casas rurales en Ribadesella, siguiendo la carretera AS-263 en dirección Oreyana/Llanes. A unos tres kilómetros aproximadamente, salimos a la izquierda por una carretera asfaltada atravesando las vías del tren, hasta que lleguemos a un prado verde. No te costará identificarlo ya que es de grandes dimensiones. Una vez allí aparca en algún hueco libre.

Itinerario de la ruta por los Acantilados del Infierno

Iniciamos la ruta desde el aparcamiento, subiendo por un camino adentrado entre la vegetación que va hacia el noroeste. Te recomendamos llevar pantalón largo, ya que a lo largo del camino nos toparemos con arbustos con espinas y púas.

Mientras caminamos veremos algunas trazas cercanas al borde del acantilado que nos ofrecen unas vistas increíbles. Podemos acercarnos, pero siempre con mucha precaución.

Seguimos caminando hasta llegar finalmente a los Acantilados del Infierno, que son unos balcones sobre el mar que nos dejarán con la boca abierta. Tienen unas paredes verticales que actúan como barrera frente al fuerte oleaje, creando una estampa preciosa.

Te interesa:

Faro de Ribadesella: Uno de los faros más prestigiosos de la Costa Cantábrica.

A partir de aquí nuestro camino irá hacia el interior, hasta llegar a una pradera paralela a la costa que debemos atravesar por un sendero. Desde este punto, si nos vamos hacia la costa tendremos unas espectaculares vistas desde la Punta Canto de Palo Verde.

Finalmente llegamos de nuevo a la línea costera, avanzando por un sendero junto al litoral hasta llegar a los farallones, donde disfrutaremos de una espectacular panorámica de los islotes de Palo Pequeño y Palo Verde.


De nuevo nos vamos hacia el interior de los acantilados, adentrándonos en una zona en la que la vegetación es más cerrada. Aquí hay que extremar las precauciones para no perdernos, desviándonos hacia la derecha por una traza.

Poco a poco nos vamos acercando al borde del acantilado, en la conocida zona del Tomasón. Lo bordeamos para disfrutar de las mejores vistas, donde podremos observar la bahía con arcos suspendidos sobre el mar y un gran islote que surge de las profundidades.

A partir de este punto el camino es mucho mejor, avanzando cómodamente hasta adentrarnos en las praderas. Iremos viendo oquedades en las rocas desde las que podemos contemplar el mar a muchos metros de profundidad, además de islotes y arcos de formas realmente sorprendentes. Estamos en la zona de Tuzarrizu, que es donde están los acantilados de Castro Arenas.

Nos encontramos muy cerca de la playa de Guadamía, por lo que comenzaremos a ver formaciones con una forma similar a un tubo y los tan esperados bufones, que harán las delicias de los más pequeños.

Ya en su parte final el camino transcurre por una pradera hasta llegar al área recreativa de Cuerres, donde pondremos fin al recorrido.

Para llegar de nuevo hasta el coche, podemos seguir la carretera que finaliza en esta área recreativa. No tiene pérdida, ya que el camino está perfectamente indicado.

Conclusión

Ya lo sabes, si este verano vas a pasar unos días en Asturias, no dudes en incluir la ruta por los Acantilados del Infierno en tu itinerario. Te garantizamos que no te arrepentirás.