• info@ruralia.com
  • +34 620 178 260

La Cueva de Avín, o cómo hacer un repaso a la fauna glaciar de hace más de 40.000 años


Uno de los lugares más imperdibles que debes visitar si viajas a Asturias, es la Cueva de Avín, y en cuanto lo hagas entenderás porqué. A nosotros nos encanta y nos parece uno de los lugares más emblemática de Asturias, por ello desde Ruralia queremos invitarte a alquilar una de nuestras casas rurales en Asturias, y disfrutar de esta cueva natural que te dejará con la boca abierta.

¿En qué consiste la Cueva de Avín?

La Cueva de Avín se encuentra a la entrada del municipio de Avín, situado en Benia de Onís, y consiste en una cueva natural con más de 500 metros de profundidad, que nos permite hacer un repaso al periodo glaciar durante los Picos de Europa.

Con un total de tres entradas, por las cuales transcurre en Río Chicu, se puede visitar en cualquier época del año. Durante el verano, entre julio y septiembre, la cueva cuenta con dos horarios de visita; uno de mañana y otro de tarde. En cualquier otra época del año, habrá que concertar una visita.

Quizá te interese:

Visita el Museo del Jurásico de Asturias y vive una experiencia inolvidable

Está formada por un total de tres grandes pilares y tres preciosos arcos, que se unen a la parte superior de la cueva, dejando un espacio circular en el centro, que es por donde entra la luz natural.

El acceso a la cueva es muy sencillo, ya que cada una de sus tres entradas cuenta con una gran puerta, que dan pie a un patio interior que destaca por su gran cantidad de luz. No se necesitará ir en compañía de ningún profesional, ni para entrar a ella, ni para visitarla.

¿Qué nos encontraremos en la Cueva de Avín?


La Cueva de Onís estuvo ocupada durante la época del paleolítico, y posteriormente, en los siglos XVIII y XIX, fue utilizada como parada de postas, hasta que finalmente se construyó una pequeña posada.

Desde hace unos años, con el objetivo de que cualquier persona pudiera disfruta de los tesoros que albergaba, la Cueva de Onís fue habilitada, y en ella se encuentra actualmente el Museo de la Fauna Glacial de los Picos de Europa.

Antes de entrar a la cueva, nos encontraremos con un vídeo explicativo que nos situará 40.000 años atrás, para ponernos en situación.

Mientras estemos dentro de la Cueva de Avín, podremos ver con nuestros propios ojos restos de mamuts, ciervos gigantes o rinocerontes lanudos. Una vez crucemos la entrada, será como viajar en el tiempo, 40.000 años atrás.

Uno de los elementos más característicos y que más llama la atención de la Cueva de Avín, es un completo fósil de una cría rinoceronte, que está perfectamente conservado y que sin duda te dejará con los pelos de punta.

Ideal tanto para los más pequeños como para mayores, en el tiempo que permanezcamos en la cueva veremos múltiples maquetas a tamaño real de las principales especies que vivieron dentro de la cueva, durante el último glaciar.

El recorrido, de unos 500 metros aproximadamente, se realiza sobre una pasarela de madera, totalmente segura y perfectamente habilitada para carritos de bebé o sillas de ruedas. Tiene una duración de unos 45 minutos.

El Centro de Interpretación de la Fauna Glaciar

Y dentro de la Cueva de Avín nos encontramos el Centro de Interpretación de la Fauna Glaciar, que desde Ruralia te recomendamos visitar. ¿Por qué? Porque allí podrás contemplar auténticas réplicas a tamaño real, así como réplicas animadas, de una importante muestra de la fauna glacial.

Conclusión

En definitiva, si vas a viajar a Asturias y quieres visitar los lugares más emblemáticos de El Principado, te recomendamos que marques en rojo la Cueva de Avín en tu itinerario.

Desde Ruralia ponemos a tu disposición una amplia variedad de casas rurales baratas en Asturias, que te ofrecerán todas las comodidades que puedas necesitar y te permitirán disfrutar de una experiencia inolvidable.

Prepara tu viaje y déjate conquistar por una de las principales maravillas de Asturias. ¡Te encantará!