• info@ruralia.com
  • +34 620 178 260

Funicular de Bulnes, la mejor opción para disfrutar de uno de los pueblos con más encanto de Asturias



Bulnes es uno de los pueblos con más encanto de toda Asturias, mostrándose como uno de los lugares de visita más recomendables si vas a pasar unos días en el Principado. Ubicado en pleno corazón de los Picos de Europa, es un auténtico deleite para los amantes de la naturaleza y del turismo rural, donde disfrutarán al máximo de cada rincón y cada detalle de esta pequeña aldea asturiana.

El municipio de Bulnes está integrado en el Parque Nacional de los Picos de Europa, por lo que no es posible acceder a él por carretera. Esto hasta hace no demasiado tiempo era un grave problema, ya que la única manera de llegar hasta Bulnes era a pie; algo que no está mal si quieres disfrutar de una preciosa ruta de senderismo, y que a la vez es altamente recomendable, pero que puede resultar un impedimento para el día a día, así como para turistas con algún problema físico, ancianos, etc.

Te interesa: Meluerda, una aldea asturiana en la que el relax está garantizado

Aquí es donde entra en juego el Funicular de Bulnes, una espectacular maravilla de la ingeniería, que une las aldeas de Poncebos y Bulnes con un alucinante recorrido de apenas 7 minutos, acortando las distancias y posibilitando que cualquiera que lo desee pueda disfrutar todos los encantos y tesoros que guarda la aldea de Bulnes.

Dada la cercanía entre el Parque Nacional de los Picos de Europa y los municipios de Llanes y Ribadesella, las casas rurales en Llanes y las casas rurales en Ribadesella que tenemos disponibles en Ruralia son unas de las mejores opciones de alojamiento si quieres conocer la parroquia de Bulnes

El recorrido en el funicular de Bulnes



El funicular de Bulnes es un ferrocarril que recorre un total de 2,22 kilómetros bajo la montaña de Peña Maín, a través de un túnel que salva un desnivel de 402 metros con una pendiente del 18%. Consta de dos trenes, uno para cada sentido, con capacidad de hasta 28 pasajeros cada uno de ellos.

Desde la entrada en vigor del Funicular, en septiembre de 2001, Bulnes se ha convertido en un importante reclamo turístico, situándose como una de las visitas obligadas para todos aquellos turistas que acuden al Parque Nacional de los Picos de Europa, disfrutando de las espectaculares vista que ofrece el Mirador de Bulnes, situado a muy poco metros de la aldea.

Te interesa: Llanes, un lugar para perderse entre el mar Cantábrico y los Picos de Europa

No hay que olvidar que a lo largo de la historia, la aldea de Bulnes ha sido famosa por no contar con ningún acceso rodado y estar completamente incomunicada, siendo un sendero no asfaltado junto al río Bulnes la única vía para llegar hasta este pequeño municipio asturiano.

Algo que se ha acabado por completo con la llegada del funicular, totalmente gratuito para los bulneses. El camino que separa la parada del funicular con la aldea de Bulnes es de apenas 500 metros.

Para coger el funicular deberás acudir hasta la aldea de Poncebos, muy cerca del municipio Arenas de Cabrales. No tiene pérdida, y a su llegada dispone de un parking para poder aparcar el coche. Está abierto todos los días del año, incluidos Navidad y Año Nuevo, pero el horario variará según la época del año y la temporada turística.

Bulnes a pie


La otra opción para llegar a Bulnes es a pie, totalmente recomendable si estás de paso y quieres conocer todos los encantos que ofrece esta villa asturiana. El esfuerzo será considerable, pero sin duda merecerá la pena, ya que el paisaje que te encontrarás a lo largo del recorrido será sencillamente espectacular.

Dispones de diferentes rutas de senderismo que tienen a Bulnes como destino, y que te ofrecerán la oportunidad de caminar por un entorno totalmente natural, a través de algunos de los tesoros mejor guardados de los Picos de Europa.

Una vez en Bulnes, déjate enamorar por cada uno de sus rincones. Te garantizamos que la experiencia merecerá la pena.