• info@ruralia.com
  • +34 620 178 260

Los Cubos de la Memoria de Llanes


El municipio de Llanes es sin ninguna duda, uno de los más atractivos y turísticos de todo el Principado de Asturias. Situado entre la costa cantábrica y los Picos de Europa, es un lugar idílico que ofrece todo lo que representa a Asturias: naturaleza, bellos paisajes, tranquilidad, turismo activo y, por supuesto, una excelente gastronomía.

Son muchas las cosas que han llevado a Llanes a ser considerado como uno de los municipios más representativos de El Principado: playas espectaculares, montañas que miran a los Picos de Europa, un impresionante casco histórico, un puerto marinero perfectamente conservado, la torre medieval, cuevas prehistóricas, el palacio del Duque de Estrada…

Te interesa:

Descubre nuestras casas rurales en Llanes y disfruta de Los Cubos de la Memoria

Pero en el post de hoy nos hemos querido centrar en hablar de los Cubos de la Memoria de Llanes, posiblemente el elemento turístico más peculiar de Llanes. Una maravillosa obra de arte que en absoluto pasa desapercibida, atrayendo a todo tipo de turistas que no sólo quieren fotografiarse junto a ella, sino que quieren saber quién está detrás de su creación, y qué motivos le llevaron a ello.

Desde Ruralia somos conscientes de que los Cubos de la Memoria es uno de los principales atractivos turísticos de Llanes, como ya te contamos en nuestro anterior post: “Llanes: un lugar para perderse entre el mar Cantábrico y los Picos de Europa”. Por ello a continuación queremos contarte todo lo que sabemos y necesitas saber sobre la historia de los Cubos de la Memoria.

Una creación artística de Agustín Ibarrola


Los Cubos de la Memoria es una creación artística del prestigioso pintor y escultor de origen vasco Agustín Ibarrola. Una idea de lo más original y exclusiva, que a día de hoy es todo un icono de Llanes, pero que en su día fue muy discutida y generó mucha controversia.

Esta joya artística, que comenzó en el año 2001 y no terminó hasta 2003, la podemos encontrar en el dique de abrigo del puerto de Llanes, y sin duda merece la pena visitarla y contemplarla.

La idea de los Cubos de la Memoria de Agustín Ibarrola consistía en pintar los grandes bloques de hormigón que forman la escollera del puerto de Llanes, y que sirven de defensa para que el agua no llegue al espigón, dándoles vida, mediante una creación artística para cada uno de ellos.

Una parte de los bloques de hormigón o “cubos” están pintados con elementos figurativos y expresionistas, mientras que otros cuentan con elementos conceptuales y analíticos, salidos todos ellos de la propia imaginación de Ibarrola, y con una sinfonía de colores que crea una estampa única que se ha convertido en una seña de identidad para los llaniscos.

Los marineros que llegan a puerto aseguran que la imagen que ofrece Llanes desde el agua a través de los Cubos de la Memoria es sencillamente espectacular, mientras los turistas que caminan a pie no pueden evitar acercarse para contemplarlos en primera persona.

¿A qué se debe el nombre “Los Cubos de la Memoria?


A la gran mayoría de turistas y llaniscos le encanta, pero muchos se preguntan a qué se debe el nombre que ha recibido la obra artística de “Los Cubos de la Memoria”.

Pues bien, tal y como ha asegurado el propio Agustín Ibarrola, este nombre se debe a que dicha obra ha sido creada para tratar de enlazar su memoria con la del arte, y la del propio Llanes. De ahí la diversidad de motivos figurativos y abstractos, que juegan con la geometría y con la discontinuidad de las aristas, primas y superficies.

Y es que entre los entendidos en arte, la obra representa el espíritu de Ibarrola a la perfección. Una obra que se materializó sobre un total de 500 caras de 170 bloques de hormigón, y que destaca como uno de los principales representantes artísticos de toda Asturias.

De modo que si estás de paso por Asturias, pon tu GPS en dirección a Llanes y disfruta de los múltiples tesoros que te ofrece este emblemático municipio asturiano, entre los que destacan Los Cubos de la Memoria. Te encantarán.