• info@ruralia.com
  • +34 620 178 260

La Senda de la Ruta del Cares, o cómo adentrarse en el corazón de los Picos de Europa


El Parque Nacional de Los Picos de Europa es posiblemente el mayor reclamo turístico tanto de Asturias como de Cantabria y, no es de extrañar.

Partiendo de la base de que es el segundo parque nacional más visitado en nuestro país, los Picos de Europa destacan por sus múltiples accidentes geográficos, por la altura de sus montañas, que superan muchas de ellas los 2500 metros de altura, y por su cercanía al mar, lo que permite disfrutar de unos paisajes de película que te dejarán atónito.

Y es que el Parque Nacional de los Picos de Europa es un lugar de visita obligada si te encuentras en Asturias o Cantabria, permitiéndote vivir una experiencia única, donde la naturaleza y los bellos paisajes desempeñarán el papel principal.

Te interesa:

Funicular de Bulnes, la mejor opción para disfrutar de uno de los pueblos con más encanto de Asturias

Desde Ruralia te invitamos a reservar una de nuestras casas rurales en los Picos de Europa y a disfrutar de esta maravilla de la naturaleza. Y para ello, hemos querido hablarte de la Senda de la Ruta del Cares, la cual se encuentra en pleno corazón de los Picos de Europa, y te permitirá conocer todos los tesoros que ofrecen los Picos desde dentro.

La Ruta del Cares: una maravilla para descubrir uno de los mayores tesoros de nuestro país 


La historia de la Senda del Cares

La Ruta del Cares está considerada por muchos como la ruta de senderismo más importante e impresionante de toda España. Con un total de 12 kilómetros de longitud (24 ida y vuelta), la ruta discurre a través del río Cares, entre la localidad asturiana de Puente Poncebos y el municipio de Caín, en León. Antiguamente, durante las nevadas, esta ruta era la única vía existente entre ambos pueblos.

Una de las peculiaridades de la ruta, es que a pesar de tener tan sólo doce kilómetros, la distancia que separa a Puente Poncebos de Caín por carretera, es de más de 100 kilómetros.

Te interesa:

Ribadesella, un paraíso natural en pleno corazón de Asturias

Conocida también como la Divina Garganta, la ruta atraviesa un espectacular desfiladero no apto para los más vertiginosos, puesto que la estrechez será de entre uno y tres metros, según el tramo en el que nos encontremos. Un espacio más que suficiente para caminar sin ningún problema, pero que llega a poner los pelos de punta.

Esta senda se excavó directamente en las rocas de las montañas, necesitando más de 500 trabajadores para ello, de los cuales 11 acabaron falleciendo.

El recorrido de la Ruta del Cares


La Ruta del Cares consta de un recorrido de unos 12 kilómetros aproximadamente, llano en su mayoría, que trascurre por la Divina Garganta del Río Cares, con una duración de entre 3 y 4 horas según el ritmo al que se realice.

Durante toda la ruta el paisaje es más que espectacular, ya que hay que tener en cuenta que estaremos caminando en los adentros de los Picos de Europa. Si miramos hacia arriba, veremos la cima de las montañas, y si miramos hacia abajo, contemplaremos cómo fluye el río Cares.

A lo largo de todo el recorrido no existe posibilidad de pérdida, puesto que hay un canal perfectamente identificado y señalizado, el cual nos lleva a través de los asombrosos paisajes, de los vertiginosos puentes y de las oquedades de la piedra caliza. Ah, y prepárate para encontrarte con alguna cabra o vaca durante el camino.

Se puede realizar partiendo desde Puente Poncebos o desde Caín, indistintamente. La única zona inclinada de la ruta la encontramos en Poncebos, con una cuesta con bastante pendiente de unos dos kilómetros. Si realizas la ruta desde Caín, esta cuesta será de bajada, y significará el fin del camino.

¿Qué debes tener en cuenta si vas a realizar la Ruta del Cares?

Nuestra recomendación es que si te encuentras por Asturias, Cantabria o León, no pierdas la oportunidad de realizar la Ruta del Cares. Eso sí, es importante no perderle el respeto en ningún momento y tomar una serie de precauciones que te permitan disfrutar al máximo del paisaje, sin ningún percance.

Lo primero que debes tener en cuenta es que la mejor época para realizarla son la primavera y el otoño. Mucha gente también la hace en verano, pero las altas temperaturas y la masificación de turistas, hacen que no sea la época más recomendable.

Te interesa:

Piedra; disfruta de Asturias a precio low cost

Nosotros te recomendamos que el día que vayas a realizarla, madrugues un poco, ya que cuanto antes empieces mejor. También que si eres una persona con vértigo o miedo a las alturas, no la realices, ya que pasarás por un muy mal trago.

¿Qué necesitarás?


Si finalmente te decides a realizar la Ruta del Cares, aunque no es excesivamente dura, sí que es importante que vayas perfectamente preparado.

Llevar un buen calzado será fundamental. Lo más recomendable serán unas botas de montaña, ya que a lo largo del camino te toparás con muchas piedras y desniveles que podrían poner en peligro tus tobillos. Y en caso de que no dispongas y no quieras realizar una inversión en unas botas de montaña, utiliza unas zapatillas deportivas con una suela lo suficientemente gruesa.

La ropa debe ser cómoda, y aunque sea primavera o verano, te recomendamos que lleves algo de ropa de abrigo, ya que en los Picos de Europa el clima es muy cambiante, y un simple nubarrón podría bajar enormemente las temperaturas.

También es importante que lleves una mochila con suficiente agua y comida, especialmente si tienes pensado realizar la ruta de ida y vuelta.

¿Se puede hacer con niños?

Aunque la ruta no es muy exigente, no es recomendable realizarla con niños menores de 12 años, básicamente porque al no haber barandillas, puede resultar peligrosa, y no te permitirá disfrutar de ella.

En el caso de que vayas con niños, es importante que dediques un tiempo a explicarles y concienciarles de los peligros del camino, así como que no les cargues con una mochila, ya que en ese caso se cansarán más.